“No podemos estar peleados con el dinero porque si lo hacemos éste desaparecerá”, Sergio Fernández

El uso que haces de tu dinero dice más de ti que cualquiera otra cosa que hagas en tu vida. Sólo con ver el extracto mensual de la tarjeta de crédito de una persona puedes saber más sobre él que siendo su amigo en Facebook.

No es ningún secreto que el sistema educativo actual no parece tener interés alguno en impartir educación financiera. Y sin educación sobre finanzas, lo único que se termina haciendo con el dinero es repetir aquello que vimos hacer a nuestros padres cuando éramos pequeños. Tratamos nuestro dinero tal y como lo vimos hacer en nuestro entorno más cercano.

La mala educación financiera es la base del consumismo. Comprar una casa con una gran hipoteca, comprar el coche a plazos y/o pagar con tarjetas de crédito acumulando deuda. Compramos cosas que no podemos permitirnos para vivir en un estatus social que no necesitamos.

La gestión de tus finanzas no es algo complicado, no hace falta estudiar una carrera para saber tratar tus ingresos y gastos con sentido común y mayor responsabilidad.

5 Tips para mejorar tu Salud Financiera:

1. Vive por debajo de tus posibilidades. Dicho de otra manera: gasta menos de lo que ganas. Es evidente, si mes a mes gastas más de lo que ingresas siempre estarás en deuda. Reducir gastos es una manera de “ganar” dinero. Adquiere una vida minimalista que te permita vivir con menos. Para ello te aconsejo que leas el artículo “10 CLAVES PARA UN ESTILO DE VIDA MINIMALISTA”, del blog de mis amigos de “Más y Mejor”.

2. No adquieras más deudas. No te endeudes si no es absolutamente necesario. Comprar un coche no es excusa para endeudarse, si no tienes el dinero suficiente espera a tenerlo o arregla tu coche viejo. Es así de fácil. Y si ya tienes deudas trata de sacártelas de encima lo antes posible.

3. Invierte en Activos. Los activos son aquellos productos que generan beneficio económico por sí solos y que no requieren de tu presencia física constante. Un activo mete dinero en tu bolsillo mientras duermes: un inmueble que alquilas, acciones en bolsa, derechos de autor o patentes son algunos ejemplos. Y si no sabes en qué invertir, lo mejor es invertir en ti mismo. Una buena formación puede abrirte las puertas a un trabajo mejor, por ejemplo.

4. Elimina tus Pasivos. Un pasivo es justo lo contrario a un activo. Es algo que te compras y que te genera un gasto continuado en el tiempo: la hipoteca de la casa en la que vives o un coche. La clase media es experta en comprar pasivos por eso cada vez es más pobre. Alquila todo lo que puedas y compra sólo lo imprescindible, pocas cosas serán nuestras el día de mañana así que despégate de todo lo material.

5. Toma conciencia de tu propia economía. Sé consciente de todo lo que ganas e ingresas al año. Necesitas tener verdad en tu vida financiera si quieres mejorarla. Haz controles anuales de estos movimientos; ¿cuánto gano al año?, ¿cuánto gasto en comidas fuera de casa al año? Ver las cifras anuales te sorprenderá y te ayudará a entender qué tipo de hábitos debes adquirir para gastar menos y ganar más.

copia-de-tu_vida_contigo_cover_for_kindle

Este artículo está basado en uno de los capítulos de mi libro

Image: Pixabay

Anuncios