El dinero es energía, no te quepa la menor duda. Todo lo que existe en este mundo está compuesto por pequeñas partículas que, unidas entre sí, crean energía. La energía es todo aquello que obra, transforma o pone algo en movimiento, por tanto la energía es creadora y gran parte de todo aquello que nos rodea. Pocas cosas, después del amor sincero, mueven hoy en día más cosas que el dinero. Sí, el dinero también es energía porque mueve el mundo.

ball-665090_640Vivimos en un sistema monetario basado en la adquisición de productos a cambio de dinero y eso, necesariamente no tiene por qué ser malo. El dinero es un pacto consensuado mundialmente, lo que le convierte en el mayor generador de energía aceptado por la humanidad. Aún así, el dinero en sí no tiene ningún valor. Un trozo de papel al que se le llama billete, por sí solo, no está compuesto por materiales valiosos, no es como un lingote de oro o un diamante. El dinero no es un recurso escaso que provenga de la naturaleza, así que no tiene un valor real  . Si esto no lo tienes claro, ve a tu banco, saca todo el dinero que tengas y llévalo a una isla desierta. Cuando llegues allí descubrirás el valor real de ese papel moneda que aquí te parece tan valioso.

El dinero es una herramienta neutra, como puede ser un móvil, un coche o unas tijeras, no es ni bueno ni malo. Un billete o una moneda tan sólo representa el consenso establecido entre los seres humanos de lo que se puede obtener con ese trozo de papel o metal, no es nada más ni nada menos que eso.

El dinero no tiene la capacidad de cambiar a la gente, no convierte a alguien en buena bank-note-946395_1920persona por carecer de él, ni transforma a un rico en un ser maligno. Todos tenemos claro que un lápiz es inofensivo pero, en manos de una persona con malas intenciones, ese utensilio puede convertirse en un arma para causar daño a un pobre desgraciado. Justo al contrario, ese lápiz, en buenas manos,  puede ser creador de valor y energía positiva al emplearse para dibujar un bonito retrato o para escribir un libro que aporte valor a los demás.

El uso del dinero puede ser ético, no todo sistema de compra-venta debe seguir los principios bancarios de endeudamiento a base de un desorbitado bombardeo de intereses. Existe un dinero feliz, que proporciona valor al que lo recibe pero también al que lo entrega, un dinero que se convierte en un valioso combustible para el impulso de intercambio de diferentes energías entre las personas.

Todas las herramientas tienen una razón de ser y una finalidad. El dinero también es una herramienta, un acelerador de aquello que necesitamos y/o deseamos. Una persona puede ir de España a París caminando o puede pagar un billete de avión para llegar antes. En ambos casos esa persona llegará a su destino pero el dinero le proporcionará los recursos necesarios para llegar antes y no morir de cansancio. El dinero es un instrumento de apalancamiento puesto que consigue hacer más con menos, impulsa cualquier proceso que podamos imaginar y debe usarse con la ética y responsabilidad que se merece. Un buen uso del dinero, es un buen uso de una energía que hoy parece infinita.

Imagen: Pixabay

 

 

Anuncios